Receta

Cupcakes de Vainilla & Baileys… al estilo CARS!!!!

Querían celebrar un cumpleaños… pero no era un niño… aunque el tema si debía ser “niños”… y le gustan los carros… por eso aquí hay Cupcakes de Vainilla & Baileys… al estilo CARS!!!!

El resultado me encanto… el sabor fue muy suave, delicado, y 
con el ligero toque de licor que los hacía más especiales…

La receta original del libro de Magdalenas creativas, pero la que les presento aquí ya es modificada al estilo Goya Sucrée….

Ingredientes:
125 g de mantequilla a temperatura ambiente
225 g de azúcar
2 huevos
60 cc de baileys
60 cc de leche entera
1 C de esencia de vainilla
270 g de harina de trigo
1 c de polvo de hornear
1 c de bicarbonato de sodio

1. Precalentar el horno a 180°C.
2. Batir la mantequilla hasta cremar, es decir que quede bien blandita. Añadir el azúcar y seguir batiendo hasta blanquear, es decir que quede bien integrado el azúcar, que no se sientan los cristales y la mezcla quede bien clarita.
3. Añandir los huevos de a uno a la mezcla del punto 2.
4. Aparte mezclar la leche con la esencia de vainilla y el baileys y reservar
5. Aparte integrar los secos: harina + polvo hornear + bicarbonato, tamizar y reservar
6. Integrar a la mezcla del punto 3 los ingredientes secos intercalando con la mezcla de los líquidos
7. Integrar muy bien con espátula en movimientos envolventes.
8. Colocar en las cápsulas de papel y llevar al horno moderado, 180°C, aproximadamente 20 a 22 minutos o hasta que al introducir un palillo este salga limpio.  Dejar enfriar para decorar.

Para el topping de Vainilla & Baileys…

125 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
225 g de azúcar pulverizada bien tamizada
30 cc de baileys
Colorante comestible
Para el topping batir todos los ingredientes hasta que quede bien cremoso, pero tenga consistencia. Añadir colorante  al gusto y utilizar manga pastelera con una boquilla para el diseño que quieras.

CARS!!!!
Todos los carritos de CARS y las banderas son modelados a mano en mazapán…
Toda una exquisitez… 

En el arte dulce, el límite es la imaginación…  
Lo mejor fue ver la foto del papá y del hijo celebrando el cumple, cada uno con un CAR!!!

Abrazos por montón….
Goya!!!